Cuando se rechaza una queja