11/12/2008

Los casos de violencia familiar atentidos en Rosario por la Defensoría del Pueblo aumentaron 15 por ciento

Los casos de violencia familiar atendidos en Rosario por el Centro de Asistencia a la Víctima (CAV) de la Defensoría del Pueblo se incrementaron durante los primeros 11 meses de 2008 un 15 por ciento, en comparación con igual período del año anterior, informó el director del CAV, Dr. Guillermo Benetti, quien añadió que el total de las presentaciones efectuadas ante el organismo que conduce aumentó 9 por ciento.

Los casos de violencia familiar atendidos en Rosario por el Centro de Asistencia a la Víctima (CAV) de la Defensoría del Pueblo se incrementaron durante los primeros 11 meses de 2008 un 15 por ciento, en comparación con igual período del año anterior, informó el director del CAV, Dr. Guillermo Benetti, quien añadió que el total de las presentaciones efectuadas ante el organismo que conduce aumentó 9 por ciento.

"Hasta el mes de noviembre de 2008 la cantidad de expedientes iniciados por Violencia Familiar ascendió a los 352, lo que arroja una proyección de 1,33 caso por día", precisó Benetti, quien rescató que le produce "satisfacción" que haya "menos temor que antes en presentarse a denunciar este tipo de situaciones". No obstante, el titular del CAV reconoció que, "al igual que otros profesionales del área", tiene la "absoluta convicción de que la «cifra negra» (casos que se producen y no son denunciados) es enorme".

En este sentido, Benetti consideró que "la legislación vigente en esta materia es amplia y beneficiosa para las víctimas de violencia familiar", pero se lamentó de que "es escasa la difusión de las mismas".
El Centro de Asistencia a la Víctima fue creado en el año 1995 por Ley 11.202 con el fin de intervenir ante situaciones de violencia física o emocional ejercida por particulares e instituciones y delitos que comprenden maltrato infantil, violencia familiar, apremios ilegales, violaciones, homicidios, entre otras causas que atenten contra la integridad del individuo. El organismo, que ha establecido relación de cooperación con otras instituciones gubernamentales o no gubernamentales de tipo local e internacional, tiene como fin último contribuir al resarcimiento de tipo jurídico, psicológico y social de la víctima, considerando la gravedad de los sentimientos de pánico, angustia, impotencia, desamparo y paralización que toda acción violenta produce.
Benetti puso especial énfasis en recordar "la gratuidad de la consulta y la confidencialidad de las actuaciones". "Las declaraciones efectuadas por los concurrentes no quedan registradas y sólo son conocidas por el o la profesional actuante", explicó.

Al mismo tiempo, el titular del CAV señaló que "el análisis de las situaciones se hace caso por caso y pueden intervenir psicólogos, trabajadores sociales o abogados". Y añadió: "Alrededor de un 50 por ciento de los expedientes iniciados son judicializados, dependiendo esto en gran parte del interés y la voluntad de los ciudadanos".